Saint Seiya RPG

Ficha de Hegel de Acuario (Sapuri)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Hegel de Acuario (Sapuri)

Mensaje por Gazzel el Dom Jul 16 2017, 22:55

Nombre:  Hegel Whitengale (Pronunciado Jegel)

Edad: 
21 años

Sexo: 
Masculino

Nacionalidad:  Rusia


Signo: 
Acuario

Aspecto: 
Alto, delgado, músculos marcados, cabello color verde, Ojos color Azul claro, tez pálida como el hielo 




[Perfil Psicológico: Es una persona fría como el hielo, seria y sin sentimiento alguno, calmada, apaciguada, sabe realmente lo que quiere, y lo que le molesta lo desecha, vive con el rencor de ser desterrado de su tierra y buscando venganza contra quienes lo quisieron derrumbar, pero no es obsesivo, es paciente y calculador, no hace nada sin habérselo pensado antes


EL ORIGEN:

**Hegel era un muchacho trabajador y honesto, vivía a las afueras de la ciudad de Moscú, Rusia, muy cercano a las fronteras de la región de Siberia donde el frío penetraba en los poros de la piel y podía congelar a cualquiera que no tuviera la suficiente fuerza y destreza para mantener su cuerpo cálido contra las bajas temperaturas, Hegel estaba acostumbrado a trabajar en los bosques, a veces ayudaba a deshelar los lagos, a talar los árboles que morían gracias al frío y la nieve, y apoyaba de algún modo a su familia, quienes eran su madre y su pequeño hermano Sergei; su padre los había abandonado por unirse al ejército y murió en combate, pero les dejó un pequeño huerto donde sembraban papas y algunas hortalizas, que las cuidaba Hegel para traer más dinero a la casa y poder pagar los estudios de su hermanito.


Llegó la temporada más fría del invierno en Rusia, en las calles no existía un alma, pues todos corrían a refugiarse a sus casas gracias al frío extremo que hacía, algunos trabajos se suspendían pues sus trabajadores corrian un gran riesgo, las cosechas de esa época se arruinaron, todo lo que habían sembrado se congeló y se volvió inservible, era una época dura y difícil para las familias que habitaban en esa comunidad; en especial para la familia Whitengale, sus cosechas eran su único ingreso seguro, pero se habían terminado, así como las oportunidades laborales para Hegel hasta que el invierno terminara, pero no podía dejar de trabajar pues su familia necesitaba una fuente de ingresos para poder alimentarse y poder mantener su hogar adaptado para que el frío no los congelara.


Un día, una oportunidad de trabajo llegó a la puerta de Hegel, se trataba de un viejo compañero, quien le avisó que irían a las comunidades del centro de Siberia que estaban muy poco habitadas pues era casi imposible sobrevivir en esos lugares por la baja temperatura que pasaba los -20° Celsius, los únicos que habitaban en ese lugar era gente que tenía la capacidad de calentar su hogar con leña, o tenía algún tipo de calefacción dentro y tenía como moverse, se trataba de algo “ilegal” pues se suponía que irían a robarle a esas comunidades algunos muebles y víveres que podrían ayudar a sus familias o vender en el mercado del pueblo. Al llegar a la comunidad comenzaron a introducirse a las casas y sacar lo que podían, trataban de no hacerse de tanto por que no querían que alguien los descubriera, sin embargo, cuando estaban decididos a irse un pequeño grupo de habitantes de ese lugar los interceptó con algunas lanzas y picos, con la intención de lincharlos, a pesar de que querían regresar los objetos robados


Rápidamente los hombres que iban con Hegel comenzaron a defenderse y se enfrentaron ambos bandos, lo cual resultó mortal para casi todos sus aliados, de una forma u otra Hegel logró escapar corriendo y ocultándose de la comunidad, teniendo que golpear y matar a un sujeto que se le atravesó; después de esto atemorizado huyó y se introdujo en el bosque helado, mientras que una ventisca comenzó a azotar por todo el lugar y las cosas se tornaron mas difíciles para Hegel pues ahora no solo tenía que encontrar el camino de regreso a casa a pie, sino también tenía que sobrevivir a la ventisca sin morir congelado.


Pasaron las horas y Hegel ya llevaba la mitad del camino, pero a pesar de haber pasado el bosque tenía que atravesar un campo baldío extenso, basto de nieve que le llegaba hasta las rodillas y le dificultaba poder caminar, sin embargo las piernas empezaban a congelarse y cada vez se le dificultaba respirar más el aire helado, estaba a punto de caer débil ante la extrema temperatura, sentía que no lo iba a lograr y que su corazón estaba latiendo cada vez más lento, antes de caer desmayado pensó en su madre y su hermano que lo estarían esperando eternamente y que él nunca iba lograr llegar…**


-Sergei…Madre… Perdónenme, les he fallado, no tienen la culpa de que yo haya hecho lo que hice, yo solo quería traer más dinero a la casa para que ustedes pudieran comer



**Moribundo y triste, se lamentaba por haber aceptado el trabajo sucio, deseaba con todas sus fuerzas que este día jamás hubiera ocurrido, pero ya no podía moverse, no sentía sus manos ni piernas y en sus últimos suspiros se puso a rezar por su madre y su hermano que pudieran seguir sin el, hasta que cerró los ojos….**


-Levántate, ¿acaso eres tan débil como para abandonar así a tu familia?


**Una voz rezumbó en la cabeza de Hegel, no tenía forma física pero estaba en su mente, pensaba que era Dios, que se encontraba con el para irse al más allá…**


-Efectivamente, yo te llevaré al más allá, pero no es donde tu crees, no soy tu dios, no aún… Pero dime, ¿acaso no quieres despedirte de tu familia, y dejarles algo de ti para que puedan seguir adelante? Mira en tu bolsillo…


**Con las pocas fuerzas que tuvo Hegel se puso de rodillas y sacó de su bolsillo dos barras de oro puro, no sabía de donde habían salido, pero sorprendido habló con la presencia en su cabeza.**



-No sé de dónde salió esto, pero es lo suficientemente valioso como para dárselas a mi madre y que puedan vivir bien al menos hasta que Sergei tenga la edad para trabajar. ¿Cómo has hecho esto? ¿Qué es lo que pretendes conmigo? Si yo ya estoy casi muerto…


-Es precisamente por eso que estoy aquí, hay vida más allá de la muerte, puedes ser parte de algo mucho más grande que ésta tu insignificante vida, por lo que te tengo un buen trato que no podrás rechazar…
Yo te daré las barras de oro y la fuerza suficiente para llegar a tu hogar y dárselas a tu madre, y a cambio después de eso tu vendrás conmigo al Inframundo, serás uno de mis sirvientes con un poder más grande del que puedas imaginar, o puedes quedarte aquí muerto, y esperar a que la tormenta de nieve cubra tu cuerpo para jamás ser encontrado y tu familia muera de hambre en la pobreza….¿Aceptas?


**Hegel lo pensó unos segundos, sin embargo era una decisión de la cual no tenía otra opción, de todas maneras ya estaba muerto, lo mejor que podía hacer era aceptar el trato de aquella presencia y terminar su vida haciendo algo bueno por su familia…**


-Está bien espectro, acepto tu trato, pero ayúdame a pararme, necesito llegar antes de que anochezca o las puertas se cerraran en mi comunidad, Vamos rápido!


-Bien dicho, levántate! Toma ésta urna, es la jarra de los vientos, con ella podrás encerrar todos los vientos contrarios que impiden el regreso a tu hogar.


**Hegel tomó una ánfora que estaba frente a el y la levantó sobre sus brazos, inmediatamente un aura púrpura comenzó a rodearlo y la tormenta de nieve cesó, y tan pronto como pudo llegó a su comunidad, donde lo único que hizo fue abrazar a su hermano y entregarle las barras de oro a su madre, se despidió de ellos...**


-Madre, tengo que partir, lamento no poder seguir con ustedes pero al menos con esto podrás cuidar bien de Sergei, los estaré cuidando desde donde esté…





**Hegel Se desvaneció entre los ojos de su madre, su familia jamás lo volvió a ver, sin embargo, Hegel abrió los ojos y se despertó dentro de una especie de caverna, su entrada al inframundo se había concretado y ahí conoció a una criatura que sería su entrenador y lo llevaría con unos niños que concretarían su entrenamiento para convertirse en espectro, después de aprender todo lo necesario para ser un soldado de Hades Hegel recibió su armadura, era la armadura de Acuario, pero tenía un tono púrpura oscuro que brillaba con la intensidad de la muerte, Hegel Whitengale había muerto, pero el caballero Sapuri Hegel de Acuario había despertado**



avatar
Gazzel
SAPURI
SAPURI

Sexo : Masculino
Signo : Acuario
Cantidad de envíos : 1745
Fecha de inscripción : 22/06/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.